SAAM

SAAM, el mayor proyecto piloto EU-África para Formación Profesional.

Así es SAAM, el proyecto piloto EU-África coordinado por Mundus 

 

El proyecto SAAM (Supporting Alliance for African  Mobility) es el mayor proyecto piloto de la Comisión Europea hasta la fecha para trabajar en la Formación Profesional (FP) entre Europa y África. Presentado por Centro San Viator, con coordinación de Asociación Mundus y con una financiación de más de 4 millones de euros, ha sido uno de los dos únicos proyectos europeos elegidos para su aprobación por la Comisión.

 

 

 

SAAM  es una asociación compuesta por 32 organizaciones provenientes de ocho estados miembro de la UE (Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Finlandia, Portugal y España) y diecisiete países africanos (Angola, Benin, Cabo Verde, Eritrea, Camerún, Costa de Marfil, Kenia, Liberia, Malawi, Nigeria, Senegal, Sudán, Túnez, Chad, Malí, Burkina Faso y Gabón). Este amplio partenariado reúne una red tanto de centros de formación profesional como de ONG y organizaciones paraguas europeas del ámbito de la FP y de la juventud.

SAAM tiene como objetivo contribuir a la mejora y modernización de la Formación Profesional en 17 países africanos, así como reforzar la relación entre la FP y el mercado laboral. Para lograr este objetivo, SAAM va a generar movilidad de profesionales de la educación y estudiantes de FP de varias áreas técnicas. Esta alianza pretende favorecer el intercambio de ideas y buenas prácticas entre regiones, mejorar las competencias del profesorado y del alumnado, mejorar los estándares tanto de la calidad de la gestión como de la formación, y finalmente mejorar el proyecto curricular de los centro de FP.

SAAM va a auspiciar que, a lo largo de cuarenta meses, más de trescientos jóvenes africanos realicen prácticas en empresas europeas. Del mismo modo, setenta profesores europeos y 135 profesores africanos visitarán los centros de sus homólogos del otro continente para realizar un job shadowing que les permitirá, entre otras cosas, comprender la filosofía, cultura y costumbres así como el sistema de formación profesional del país de acogida. Al final del proyecto, tanto profesionales europeos como africanos habrán mejorado su conocimiento sobre la internacionalización, las herramientas de transparencia y los itinerarios educativos.